¿Es posible vivir el presente?

presenteVivir el presente no es tan fácil como parece. Muchas de las ideologías piensan que es la clave de la felicidad. Porque experimentando el presente no tenemos en cuenta las experiencias dolorosas del pasado. Tampoco experimentamos un futuro ilusorio, aquel que creemos que va a pasar, o deseamos que pase, pero todavía no ha pasado.

Solo estamos aquí y ahora, redescubriéndo.

La filosofía es muy bonita. ¿Realmente es posible?

A diario recibimos una cantidad tremenda de estímulos, nos llegan cosas, personas, situaciones. Nos hacen sentir, reaccionar, dudar, sufrir. Y esos sentimientos no se van, si no los resolvemos, se quedan, se acumulan, se arrastran, pesan.

Cuando salgo de mi trabajo y llego a casa, pienso en lo que me ha pasado en el trabajo. Cuando llego a mi trabajo pienso en lo que me ha pasado con alguna persona. Cuando quedó con mis amigos, pienso en lo que me gustaría que pase en el plan que hayamos hecho, cuando estoy con mi pareja, pienso en nuestro futuro.

Realmente la mente casi nunca está aquí y ahora, siempre anda metida en los pensamientos de ayer o de mañana.

Es una maravilla vivir el presente. En la cuidad es todo un reto.

Estas son las claves que saque del libro de “El poder del ahora” de Eckhart Tolle, llevados a la práctica.

Saber separar. 

Cuando cambies de lugar, hay que cambiar de estado de ánimo. Dejar de arrastrar cosas. Da igual lo he haya vivido en el trabajo, cuando salgo por la puerta nada me importa hasta que vuelva ahí. Cuando salgo de mi casa, olvido de mis experiencias de casa y me centro en el camino. Las puertas pueden convertirse en umbrales y en los umbrales se queda todo. ¿De que nos sirve arrastrarlo?

Soluciones. 

No todos los conflictos pueden solucionarse en el momento. Hay que plantearse una pregunta: “¿Puedo solucionarlo ahora, en este mismo instante?” Si no es así, se debe dejar para el momento en el que si se puede solucionar. De esta manera no perdemos energías en emociones que no hacen más que desviar nuestra atención del presente, nos estamos perdiendo todos los estímulos que la vida nos ofrece, mientras los gastamos en algo que en ese instante no tiene solución.

Los sentidos.

Si fortalecemos los sentidos, la mente deja de cobrar tanta importancia en nuestra vida y todo se ve diferente. El olfato, la vista, el tacto, el oído, el gusto. Son nuestro fuerte, nos posiciona en el ahora. Disfrutemos de la comida, solo de la comida sin nada que nos distraiga, de la luz del sol, del sonido de las hojas secas crujiendo bajo los zapatos, del silencio de la noche. El mundo es precioso y, aunque nos parezca que lo hemos visto todo, no es así, siempre hay algo nuevo que descubrir.

Que no nos distraigan los problemas. Hagámoslos pequeños. Despertemos nuestros sentidos. Vivamos, experimentemos, que para eso estamos aquí.

Anuncios

2 respuestas a “¿Es posible vivir el presente?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s